Aragón en general y Zaragoza en particular han pasado por una buena época, aunque no tan buena como aseguran quienes se consideran los gestores extraordinarios de un supuesto milagro económico y social de proporciones estratosféricas. Se han hecho algunas cosas bien y otras, no tanto. La Expo, por ejemplo, tiene sus luces y sus sombras por más que fascine a la parroquia local y que esté siendo tratada en los medios con el máximo cariño. Ha corrido el dinero (público) a espuertas y no todo se ha gastado bien.

Vía  I  Como dioses

La genuflexión de la izquierda hacia el PSOE empieza a erosionarse. Más no pidamos. Porque este párrafo de Trasobares resume perfectamente lo que pasa y lo que va a pasar. Más no podemos pedir. Belloch ya está por alargar la Expo hasta Pilares (1 mesecico más de nada). Esto no es China, aquí van cerrando empresas y no se han hecho los deberes bien. Tiempo al tiempo.

Anuncios