La Ejpaña de Aznar se afirma en un Basta Ya rotundo. Tras años huyendo, frívolamente, de la guerra de banderas, afirma, casposamente, que el Estado de las autonomías está “culminado”, y traspasarlo es negar “lo común a todos los españoles” (El Periódico de Aragón, 22.06.08). La derecha de siempre con su mensaje de siempre.  

Enlazamos este discurso de José María Aznar con esta segunda referencia: “yo soy español, español, español”, se escuchó sin parar casi todo el partido. Un grito de guerra nuevecito, con el que aliviar dos traumas de color parecido: el de triunfar con la Roja y el de portar la bandera sin sonrojarse (J. Antonio Espina, Diario As, 30.06.08). El periodismo progre (Grupo Prisa, Cuatro, PSOE) añorando esa naturalidad rojigualda de la piel de toro.

Y un tercer enfoque, Iker Casillas (nacido en 1985), joven, guapo “y orgulloso de ser español”. Todos se retroalimentan. Gran juego, gratas evidencias. Cada uno en su sitio.

Anuncios