La guerra de banderas siempre está de moda. La celebración en Zirigoza del Día de las Fuerzas Invasoras nos deja una gigantesca-mega-bandera colonial en la plaza del Justicia. Chuan de Lanuza V postrado. Se protesta como se puede (Aragón: umillada, sozmesa y contenta). La represión simbólica está llegando a unos límites increibles, justo a las puertas de la inauguración de la EXPOculación. ¡Zapatero, disuelva nuestra autonomía!