Entre transferencias, Expos, Gran Scalas y demás se ha producido una pequeña (anecdótica) noticia en Aragón. Una asamblea de Chobenalla Aragonesista (19 de abril, Andorra) que aparte de las cosas normales de un colectivo en un acto de estos (debate, propuestas, ponencias, renovaciones) aprueba su desvinculación con Chunta Aragonesista, con un 81% de votos favorables. Decisión esperada. Postura deseable. Desierto agridulce. Los hay que ya están removiendo esos viejos lugares comunes: “las ratas huyen del barco”, “radicales, fuera de un partido serio”, “cuatro gatos mal avenidos”, “jóvenes de litrona y gaita”, “trasnochados”, etc. Todo un juego de espejos. Nadie engaña a nadie. Cada uno en su sitio. 3 años y 5 meses después. Ahogados de dignidad unos, vomitando la tierra quemada los otros. Per secula seculorum.

 

Chobenalla da por zanjado su conflicto con Chunta Aragonesista

La grieta de CHA se alarga con la salida de Chobenalla

 

Anuncios