Pase lo que pase la vida sigue igual para algunos (Mucha decepción y mucha gratitud). Los que seguimos haciendo cábalas sobre el futuro del país y del nacionalismo aragonés podemos mirar el caso de ERC. Un partido que está pagando su acuerdo de gobierno con el PSC de Montilla. Un partido que está pagando su actitud en el desarrollo del Estatut, recortado en Madrid, sesión amatoria de ZP y CiU mediante, y que viene a demostrar que el encaje del pueblo catalán en el Estado español es perversamente insostenible. El 60% de los catalanes encuestados en julio de 2007 opinaban que la autonomía concedida por ese estatuto es del todo insuficiente. Pero en ERC hasta las clases dominantes hacen de masa crítica llegado el caso (Fem partit). Y las más disidentes tienen una cultura política y unos objetivos muy claros: caso de la Esquerra Independentista de Uriel Bertran, que plantea una hoja de ruta clara para la independencia catalana (2014). Aquí murió el aragonesismo práctico, en Catalunya hablan de la muerte del soberanismo práctico. Y aún hay más pluralidad, Joan Carretero y su Reagrupament Nacional, muy hostil a esa satelización de ERC hacia el PSOE. Todo esto me suena a algo. Más, las juventudes de esa Esquerra pidiendo responsabilidades y moviendo ficha. La crítica es una muestra de vitalidad y pluralidad interna. Se trata de superar el gregarismo y la promoción de personas cuya capacidad es la adhesión inamovible. Las naciones se construyen de forma horizontal, nunca vertical. Verticales fueron las decisiones del bernalismo para liquidar, agotar la pluralidad. Todos fuera de nuestro paraguas, que ya lo sujeto yo y no me mojo. Si se rompe una, dos, tres varillas del paraguas, ¿qué sucede?  Te mojas, te calas. Fuera de la CHA, surgen pequeños enanos, que si EA, Puyalón, TA, incómodos no por fuerza sino porque lo que tus ha sido y ya no eres. Mojado el árbol, podrida la madera.    

“Si a un círculo lo acaricias durante mucho rato, lo conviertes en un círculo vicioso” (Ionesco).

erc.jpg

Anuncios