La Dirección Nacional de Chunta ya dictaminó su veredicto sobre los resultados electorales. No hay sorpresas. Y parece que tampoco las va a haber: ya se hizo la renovación (sic). Las cosas no van bien. Han sido unas elecciones presidenciales (los ejpañoles son así: mano de hierro). Nuevos objetivos, nuevas ideas. Relanzar el proyecto. Políticas de izquierdas. Nuestros planteamientos ya los han asumido los partidos dominantes, ¿el PSOE defiende la Nueva Cultura del Agua? ¿la comarcalización del PAR es la de CHA? ¿el PP aboga por el equlibrio territorial? Hay que estar con los movimientos sociales, culturales y ciudadanos. El Estatuto funciona. ¿Qué pedimos ahora? Soberanía o sumisión. Se cierra un ciclo político pero eso no significa que CHA haya llegado a su suelo electoral, eso se detecta cuando mejoras los resultados, aunque sea por un voto. Y en 10 meses, Chunta pasó a tener 20.000 apoyos menos.  

Anuncios