carrasca.jpg 

Hablábamos hace unos días de esa idea de fer país como pretexto organizativo e ideológico. Casi como forma de vida. Esa es la clave para entender algunos comportamientos y actitudes. Pase lo que pase en la VIII asambleya chuntera el concepto fundamental será ese: fuera de Cha, dentro, creando estructuras políticas, desde los movimientos sociales o como una actitud personal ante la vida. Aquí está la gran equivocación de toda la gente que ha estado “liderando” a la Cha durante 21 años, que su intención de fer país se ha ido debilitando por una política de partido absurda, revisionista y autárquica en extremo.

                Ahora bien mucha gente tampoco quiere ver las cosas. Se sienten españoles y quieren que España funcione, vaya bien. Hoy leo en http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=376919 que José Antonio Labordeta presentó 2.822 iniciativas desde su escaño, me parece que entre los siete diputados del PSOE no suman tantas iniciativas ni de lejos (unas 700). Dato técnico y objetivo que lo dice todo. Pero la gente votará al PSOE, se la suda el tema de la cantidad. Votan al progreso de España. Chunta en esta última fase labordetiana jugó a sumar progreso zapateril, los catalanistas de principios del siglo XX también hicieron alguna de estas. Entraron en crisis y se fundó Esquerra Republicana. Fer país. La realidad es explícitamente colonial: hoy salía en un periódico deportivo español una carta de opinión de un zaragozano que vive en Catalunya, criticando los amistosos de las selecciones deportivas nacionales. Puta y sin cobrar. Muy lejos de nuestra realidad.

Entender la diferencia entre una derrota y un fracaso es fundamental para construir una organización revolucionaria. La derrota puede ser, y es frecuentemente, la conclusión de una lucha necesaria; la tarea entonces es cómo continuar. El fracaso llega cuando se considera que la lucha fue un error o que ya no tiene sentido; la consecuencia general es la desmoralización o el abandono.

Gratas palabras de Daniel Bensaid en Trostkismos. Ninguna derrota y ningún fracaso. Los caminos están ahí. Los buitres carroñeros esperan al que se queda rezagado.

Anuncios