Son los pueblos los que se dotan de constituciones y no las constituciones las que se dotan de pueblos. Cuando una constitución es impuesta a un pueblo en contra de su voluntad, este último puede en toda legitimidad dotarse de otra constitución. Si hay suficientemente de justificaciones morales, puede además acceder a la independencia política para lograrlo. En suma, el proceso independentista parece ilegal solamente en relación a un orden constitucional que es ilegítimo. Es la razón por la cual no se puede oponer al Quebec el orden constitucional canadiense.

Fuente: Intelectuales para la Independencia, “La independencia del Quebec, un objetivo legítimo”, p. 8

 

Desde un punto de vista teórico he leído pocos textos o documentos con la profundidad de argumentación que los que ha ido elaborando el movimiento de Quebec. Una nación sin Estado que no asume ningún tipo de discurso irredentista o de agravio comparativo. Ellos quieren la secesión porque es legítima y es la única forma de preservar su cultura e identidad. 300 años de asimilación por derechos de conquista. Ahora que se retira Labordeta (todo un símbolo generacional) es hora de mirar al frente y construir la libertad, y que nos dejen en paz.  El modelo autónomico llegó a su fin.

Anuncios